domingo, 16 de marzo de 2008

TRANSNISTRIA


Después de la caída del comunismo se produjo la disgregación de la propia URSS en muchos países, algunos de los cuales, confieso, jamás había oído nombrar.
Pero después de los procesos de estabilización internos de cada uno de esos países (Ucrania, Lituania, Estonia, Letonia, Kajastán, Georgia, entre otros) se produjo un proceso de explosión de conflictos internos dentro de la cabeza del viejo imperio soviético, la propia Rusia.
Tal vez el caso más conocido sea el de Chechenia, conflicto militar donde interviene Rusia aduciendo ser un pleito interno, mientras los chechenos la acusan de ser una fuerza invasora, porque se consideran independientes de Moscú. La principal causa del separatismo, en este caso, es la religiosa, ya que los chechenos son musulmanes en su inmensa mayoría.
Pero el fondo del conflicto es más que nada de intereses imperiales económicos, ya que Rusia considera a Chechenia paso obligado de los oleoductos que parten de la zona de Bakú y abastecen a la propia Rusia, exportando también el oro negro a Europa Occidental, vía Ucrania.
Como podemos inferir, la zona es un foco de conflictos permanente, donde se mezclan las viejas ansias imperiales rusas, la hegemonía militar, cultural y económica, las diferencias religiosas y los ánimos de venganza, contra décadas de sojuzgamiento ruso.
Pero el caso que me llama la atención ahora es el de un país o región, que oficialmente forma parte de Moldavia, país enclavado entre Rumania y Ucrania, que seguramente la mayoría de los que leen este artículo ahora no habrá oído nunca nombrar: TRANSNISTRIA.

Este país, de forma extraña y hasta artificialmente alargado, diría, no es reconocido por la comunidad internacional (excepto por Rusia).
La república del Transnistria fue fundada por rusos residentes en Moldavia contrarios a formar parte de la nueva Moldavia independiente tras la caída de la Unión Soviética. Un punto crítico para la separación del país, fue la imposición del moldavo (rumano) como idioma oficial en toda la república. Los rusos y los ucranianos no soportaron la imposición y sacaron del cajón la vieja bandera de la República Socialista Soviética de Moldavia y decidieron fundar la República de Transnistria, o como la llaman otros: Transdniéster ( que signifca más allás del río Dniéster). Hoy en día -aunque parezca mentira-, la hoz y el martillo ondean en la bandera de esa nación democrática. ("Democrática" en el sentido ruso de la palabra, claro). En el escudo nación también se aprecia el símbolo máximo de la ex U.R.S.S.
El 2 de septiembre de 1990 -tras un legítimo referéndum- declararon la independencia y el 24 de diciembre de 1995 aprobaron su Constitución estableciendo una república con respeto a los derechos humanos y libertad de prensa pero con Soviet Supremo y viejas leyes. Los moldavos buscan reformar su constitución para llegar a algún tipo de "federación" con Transnistria. Los transnistrios no quieren saber absolutamente nada de los rumanos/moldavos.
En Moldavia usan como moneda el leu, en Transnistria el rublo transnistrio. De hecho allí todavía utilizan sellos y matrículas de la época soviética. El idioma oficial es el ruso, el ucraniano y el moldavo/rumano.
Es curioso que hayan sido los rusos al llegar a Transnistria los que abortaron lo que podía convertirse en guerra civil cuando la independencia.
En Transnistria todavía quedan 2.500 soldados rusos para labores de mantenimiento y guarda de los depósitos de municiones y material de guerra -en la aldea de Kolbasna- de lo que antiguamente se conocía como 14º Ejército Soviético que ahora se llama Grupo Operativo de Tropas rusas en el Transdniéster. Curiosamente, parte del arsenal surte ahora a las Fuerzas Armadas de Transnistria. Se dice que allí están los depósitos de armas convencionales y municiones más importantes que poseen los rusos.
La ¨casualidad¨ nos hace ver que estos depósitos gigantes de municiones y armas está en las ¨espaldas¨ de Ucrania, tal vez con intenciones de persuación ante un posible futuro conflicto entre Rusia y ese país.
De hecho, por las calles de Tiraspol se ven de vez en cuando carros del ejército ruso, pero no llaman la atención debido a la persistente presencia de la milicia del Ministerio del Interior y de la policía. En eso, los transnistrios, son muy cuidadosos. Si en el trato no son muy amables ni abiertos ante visitas no deseadas, siempre son correctos a la hora de resolverte una duda o similares.
Conviene señalar que la primera fuente de ingresos del país reside en el contrabando con Ucrania. El presidente Igor Smirnov está acusado por Moldavia de promocionar ese contrabando y de beneficiarse con él. Pero Moldavia no tiene jurisdicción en Transnistria.

El sueldo medio es de unos 15 euros, según decía el guía, y la mayoría de los transnistrios tiene dos o hasta tres empleos. Hay pequeñas tiendas en la calle, pero la iniciativa privada en forma de grandes empresas brilla por su ausencia.
Como decía, el contrabando es la primera fuente de ingresos. El sector turístico es testimonial. Hay excursiones de ucranianos que vienen a hacer sus compras a Tiraspol por que es más barato. De Tiraspol a Odessa salen buses cada dos horas. Además, hay buses que conectan la capital con Odessa, Kirovogrado y Nikolaev (Ucrania). No existen líneas férreas ni autopistas.
Como carece absolutamente de atractivo turístico, la recomendación es tomas un tren a Odessa (Mar Negro), allí se están construyendo nuevos hoteles bastante decentes (aparte de los que quedan de la agencia soviética Intourist). Pero si tienen ganas de turismo aventurero, merece la pena acercarse al valle del río Yagorlyk (debe ser el único valle del país, porque es muy plano). Por los alrededores de Tiraspol se ven todavía granjas colectivas (koljós) ¡operativas!. Pero lo tienen todo muy descuidado. Eso sí, pese a la pertinaz miseria, no se ve a nadie pidiendo por la calle (en el grupo con el que se hacía la visita se extendió el rumor de que "nos los quitaban de delante").
En Tiraspol tienen un tranvía destartalado y repleto, aunque barato e incómodo.
Si alguien viaja a Moldavia no lo dejan pasar a Transnistria. Parece que la única forma es con Aeroflot desde Kiev o Moscú.
Además, Transnistria tiene ese encanto de "viajar al pasado". Allí no ha pasado el tiempo... siguen tras la cortina de hierro.

Fuente: http://www.ciao.es/Moldavia__Opinion_985453

dp

2 comentarios:

rommina dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
rommina dijo...

me parece genial tu blog, esta clase de blogs hay que darlos a conocer, te invito a unirte a nuestro directorio gratuito y dar de alta tu blog, visita directorioblogweb exitos un saludo!