domingo, 10 de julio de 2016

BICENTENARIO ARGENTINO: QUE EL CAMBIO SE CONSOLIDE


Solo banderas nacionales en Tucumán. Nada de partidismo

Es increíble como en pocos meses cambió el humor de la gente y con el nuevo gobierno volvió la tradición republicana y el festejo hermanado de civiles, militares y ex combatientes de Malvinas.
Cumplimos 200 años de la declaración de la Independencia en un contexto nacional muy distinto de los que veníamos viendo hasta ahora.
Solo banderas argentinas en lugar de las partidarias. Solo discursos conmemorativos, deseos de contribuir a mejorar el presente y construir otro tipo futuro, en lugar de reinvindicaciones de actos de administraciones pasajeras, en medio de arreos de militantes pagos y escenografía de artistas contratados.
Hoy fueron a festejar los que se subieron a un colectivo línea y pagaron su pasaje o los representantes de instituciones que se costearon con su esfuerzo el traslado para poder llevar a sus pibes al desfile, muchos de ellos vestidos de época o rememorando a nuestros próceres, gracias al gasto que hicieron sus padres de su propio bolsillo.
Esto marca el esfuerzo individual de cada ciudadano y las ganas de festejar y unirse en lo colectivo, no la movilización masiva de ovejas que luego se encolumnaban para recibir su recompensa de choripán y billetes.
Cuanta diferencia. La misma al ver el desfile de los ex combatientes de Malvinas, como nunca antes pudieron hacer y ser saludados por el pueblo laburante y sacrificado, a pesar que otros se llenaban la boca en nombre de lo “nacional y popular”.
Quiero a la Argentina del individuo espontáneo que se suma al esfuerzo y la alegría, como en este caso. No la del hombre masa que sale cuando suena el cencerro del patrón de estancia.

Hasta un Granadero y su caballo se muestran felices en el reencuentro con su pueblo

Cuantas diferencias en apenas pocos meses. Son dos Argentinas distintas y aunque dejaron la pesada carga de la reconstrucción nos queda la fuerza y la convicción de cambiar, pero esta vez castigando al corrupto y al manipulador.
La Justicia ahí debe cumplir su rol: terminar con la impunidad y sancionar.
Estamos ante instancias decisivas. como en 1983 cuando el gobierno de Raúl Alfonsín dicto el procesamiento de las Juntas Militares y de los responsables máximos de la subversión. Ahí se terminaron los golpes militares y la intención de grupos armados de civiles que pretendían imponer su voluntad por la violencia.
Eso se logró escarmentando a los culpables.


Ahora le llegó el turno a los corruptos y así lograremos extirpar la corrupción estructural implementada por bandas de delincuentes, que solo buscaron el poder para enriquecerse porque se sentían impunes. 
Eso fue el kirchnerismo y desean volver, porque aún no se dieron cuenta que el país a cambiado.

dp

Pero en Avellaneda el intendente K usó el festejo para hacer partidismo y demagogia en nombre de la presunta "resistencia"


1 comentario:

Guillermo Lamaison dijo...

Excelente nota Daniel, y coincido plenamente...hoy la patria volvio a sertir felicidad al ver a sus hijos hermanados y no arriados como ganado a cambio de un plan social...volvimos al mundo y eso fue claro y debe llenarnos de orgullo (por ej. que la banda musical de marruecos la 1ra vez que salia de su pais, sea para venir a conmemorar nuestro bicentenario es claro signo). Hoy todo era banderas argentinas, todo era alegria, todo era un momento unico de reencontrarnos y sobretodo de decirle "gracias" a esos ENORMES HEROES que nos dió el Siglo XX en materia militar, que son nuestros ex combatientes.
Nadie extraño discursos demagogicos, ni visitas de "hermanos" nefastos que vinieran de Caracas...Hoy reemplazamos eso con primer nivel, con paises serios y del primer mundo...
Parrafo aparte para la Banda militar peruana, ellos sin dudas, dejaron una vez mas que la hermandad sanmartiniana esta intacta, pese a traiciones de algun patilludo en los 90...sin dudas, debemos aprender de hoy para construir la Argentina que todos soñamos y hermanarnos aun con mas fuerzas con aquellos que nos abren los brazos