miércoles, 13 de noviembre de 2013

AVELLANEDA ES AVELLANEDA II

Ante la locura de querer cambiarnos nuestra identidad

Se oficializó el cambio de nombre de la Estación Avellaneda por medio de una Ley nacional, con un Senado que la sancionó a espaldas de los vecinos.

La demagogia barata de un gobierno totalitario (un verdadero gobierno oligárquico, el gobierno de unos pocos) nos impone una nueva cultura y una hegemonía política que no estoy dispuesto a tolerar, poniéndome a partir de este momento, a realizar todos los esfuerzos que pueda para tratar de cambiar esta situación.
Debajo reproduzco el artículo que publiqué en Julio de 2012 (ver en Archivos de este blog Julio de 2012).
Ahora agrego: Esto se asemeja a los intentos de reivindicación de la "Juventud Maravillosa" (como la bautizó Perón) de los años 70, que solo trajeron muerte, destrucción y desunión a la Argentina.
Falta que se le pida regresar a Firmenich a la Argentina y recibirlo como a un libertador y luchador, o que se bautice con el nombre de Luis D'Elia a la Comisaría que tomó por la fuerza, asimilando su "gesta" al cruce de Los Andes del Gral. San Martín.
Estamos en manos de pichones de dictadores que han construido un nuevo "relato", basado en la manipulación histórica y del presente.
Se glorifica al corrupto y al ventajero, al que no trabaja y vive a expensas de subsidios estatales.
Retrocedimos a épocas que se consideraban superadas, donde se volvió a dividir la familia, se rompieron amistades, se persigue a los trabajadores que piensan distinto, se quiere avasallar la libertad de expresión.
Lo que no se dan cuenta es que todo termina, hasta lo bueno. Lo malo termina también y su caída es muy ruidosa.

dp



Existe la demencial idea de cambiar el nombre de la estación ferroviaria de la ciudad cabecera del municipio de Avellaneda y suplantarla en homenaje de dos personas que fueron asesinadas en medio de una marcha de protesta.
La identidad, entre otros cosas, se la da a la sociedades el sentido de pertenencia, la cultura, el nombre del lugar.
Avellaneda es conocida por todo el país y hasta por el mundo, dado su importancia geopolítica y su trascendencia en distintos ámbitos, sobre todo el deportivo.
Un grupo de militantes políticos, desde hace varios años, desea auto homenajearse (verdadera concepción política oligárquica, el gobierno o la dominación de unos pocos), dándole el nombre de dos víctimas de protestas sociales, que más allá del triste y condenable episodio de su muerte, no puede adjudicarse derecho alguno para cambiar el contexto socio histórico en el que vive una comunidad desde hace más de 100 años con un mismo nombre.
Los políticos que apoyan esta iniciativa, solo se manejan por sus apetencias de popularidad y deseos de poder, cayendo en demagogia y abuso de poder al pretender impulsar algo que va en contra de los intereses, deseos y derechos de los habitantes del Municipio de Avellaneda.
Ningún vecino fue consultado, ningún acuerdo fue dado por ninguna institución local, pero un puñado insignificante de dirigentes políticos quiere cambiar la identidad de un municipio de más de 350.000 habitantes.
Por estas causas y otras que seguro poseen otros ciudadanos, es que nos debemos de oponer vehemente, con energía y denunciando la locura demagógica de un sector minúsculo (oligarquía), para que no nos quiten la dignidad de querer llamarnos como querramos.

Y queremos llamarnos con el nombre de un Presidente de la República, que entre otras cosas, supo tener el valor político de gobernar la Argentina y hacer lo necesario para que toda la Patagonia nos pertenezca y no cayera en manos extranjeras.
Las minorías tienen derecho a expresarse, pero cuando intentan imponer por la fuerza de manifestaciones, cortes de avenidas, puentes, alteración de la paz social, impedimento de los derechos constitucionales de libre circulación y trabajo, exhibición de armas (palos) para garantizar su seguridad, etc, se convierten en factores de poder desestabilizadores, totalitarios y hasta terroristas.
Avellaneda es Avellaneda y no otra cosa, otro nombre, otro espíritu. No nos pueden imponer conductas, partidismo, sectarismo o la voluntad de cualquiera que pretenda avasallar los derechos ciudadanos.

dp

FIRMAR PETICION: http://goo.gl/pUcQa3 

6 comentarios:

anto_rm20 dijo...

Totalmente de acuerdo. Es este país parece que solo se homenajeara a quienes no respetan los derechos de los demás, por ejemplo, como en este caso, cortando la vías en una manifestación.
Todos los días mueren personas en hechos de inseguridad, y no por ello se le cambia el nombre a todas las calles donde ocurren estos asesinatos. No veo por qué, entonces, debe cambiarse el nombre de la Estación Avellaneda.
Me parece mas bien vergonzoso.

Ruben Alice Setau dijo...

De acuerdo con la nota. Lamentablemente la demagogia de inútiles representantes, como los que en este caso impulsaron esta propuesta terminan perjudicando la memoria de un distrito, el nuestro en este caso. Pero debemos juntarnos, y elevar algún petitorio que exprese nuestro rechazo como habitantes, vecinos, o ciudadanos .

Anónimo dijo...

Estuve leyendo un poco, interesante todo lo que pones -pena que no sabia lo de hoy -otra vez sera -en cuanto a la estación te apoyo
Corina

@buffa8m dijo...

totalmente de acuerdo AVELLANEDA es una identidad NACIONAL -si quieren hacer algún reconocimiento que pongan una placa y listo -porque cambiar -costumbres y nombres solamente por un problema demagogico-hay otras formar de rendir tributos sin que cada cosa pierda su esencia-y AVELLANEDA ya no seria la misma
1:42

Anónimo dijo...

¡Apoyo tu opinion! Saludos
Oleh Jachno. Buenos Aires

Anónimo dijo...

No te quepa la menor duda..........!!!!!!
Joaquín Máximo Muzlera