viernes, 19 de abril de 2013

LA BASTILLA DE CFK



La contundencia del Cacerolazo de anoche, que al menos duplicó la cantidad de participantes en todo el país con relación al anterior, marca una clara tendencia de descontento y, a su vez, de compromiso militante voluntario para conseguir cambios radicales en las políticas del gobierno.
Aunque éste subestime y siga resguardándose en su victoria electoral del 2011, significa esta demostración callejera que el escenario político ha cambiado drásticamente y hay una nueva realidad de mayorías y minorías.
El cercenamiento a las libertades y el golpe que se pretende dar a la Justicia, violando el espíritu democrático y republicano de la Constitución Nacional, pone de manifiesto una clara tendencia dictatorial del gobierno de CFK.
Pero nada parece conmover a este régimen: ni marchas masivas que ellos jamás podrán convocar con gente que concurre espontáneamente, ni denuncias concretas de corrupción en la función pública y con ramificaciones en allegados al poder claramente vinculados, parecen hacer mella en el gobierno.
Pero el grado de oposición va aumentando, con el interesante fenómeno de ver que es parte del pueblo el que encabeza la protesta, sin intermediaciones partidarias o sectoriales, haciendo ver éste fenómeno como más cercano a un estallido tipo Revolución Francesa, que a un proceso encabezado por "intelligenzia" política, como fue la Revolución de Octubre.
Esto tiene un interesante punto de observación, dado por la espontaneidad y porque en verdad puede significar la aparición de una nueva dirigencia y nuevos modos de hacer política y hasta el nacimiento de una nueva República, pero también puede significar caos en caso de no encontrar nuevos líderes que guien y sinteticen todos los reclamos.
Queda demostrado que la "vieja guardia" de la clase política Argentina fue sobrepasada por los acontecimientos; está vacía de contenidos y sin capacidad de liderazgo, incluso esto se ve en el oficialismo, al no tener en claro como será la sucesión presidencial en el 2015, a modo de solo un ejemplo.
En la oposición el panorama es aún peor, porque la ciudadanía ya percibió que no están a la altura sus presuntos dirigentes.
Ante un panorama así muchos podrán desesperarse, pero otros, ven la oportunidad de crear algo nuevo y distinto, más ético con contenido moral, lejos de los condicionantes de los "negocios", más cerca de las libertades y la real democracia.
Las redes sociales imponen un nuevo ritmo a toda la sociedad, incluso superan al periodismo en captar la noticia y dejaron muy atrás a la dirigencia política, convirtiendo a las redes en casi una democracia directa donde se propone, se moviliza, se debate y se logra volcar por completo la realidad de quietismo y desmovilización.
En tiempo real circulan las noticias y se ven reacciones concretas. Se denuncia la desinformación, la manipulación como la vista en los efectos de la inundaciones en Buenos Aires, Gran Buenos Aires y La Plata.
Se socorre, se da respuesta inmediata y concreta. Por sobre todas las cosas, se dice la verdad. Nada más y nada menos.
Esto cambia muchas cosas, incluso todo aquello que muchos consideran tener bajo control absoluto.


Puede nacer una nueva Argentina, muy distinta a la anterior, más conciente, más realista, más peleadora por las libertades y, sobre todo, más deseosa de castigar a los ineptos, los corruptos, los abusadores como sin duda demostraron ser los peronistas kirchneristas.
Antes se juzgó a las Juntas Militares por sus crímenes de lesa humanidad, ahora estamos en vísperas de encarar otro escarmiento judicial y por primera vez en Argentina, a aquellos que robaron al Estado, que abusaron del poder, que engañaron y mintieron como nunca antes se vió en la historia del país; incluso dejando sospechas sobre cómo falleció el ex Presidente Néstor Kirchner.
Después de la marcha de ayer este gobierno se convirtió en uno oligárquico-dictatorial y algunos de sus dirigentes acusan a los manifestantes de grupo minoritario, burgueses o golpistas. Reducen la cantidad de participantes a cantidades ínfimas porque su grado de hipocresía hasta intenta ocultar el sol con un dedo. "Miente, miente, que algo quedará", dijo el nazi Goebbels.
Por eso pretenden avasallar la independencia del Poder Judicial, pero se encontraron con el pueblo en la calle que les pone límites, como lo hizo en la Semana Santa de 1987, cuando se intentó dar un golpe de Estado.
Y sepa el gobierno que el que los suceda los escarmentará, como nunca se vió antes, con la Ley en la mano, con la Constitución como bandera. 
El 24 de Abril nuevamente el pueblo marchará, esta vez al Congreso Nacional, para hacerle oír su voz a los representantes del mismo.
Como dijo Perón: "El pueblo marchará con sus dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de sus dirigentes".
Caerá La Bastilla.

dp

7 comentarios:

Alejandro FIGUEROA dijo...

Muy buen post Daniel. Felicitaciones, nada que agregar.
Saludos.

Anónimo dijo...

!! No hay dudas ¡¡
Absolutamente de acuerdo.
Mi ultimo twit inspirado en tu blog.
Paul. Argentina

Mabela dijo...

Excelente y profunda exposicion de los hechos, cuesta creer que seamos protagonistas, testigos, sufrientes seres a los que este desgobierno, no escucha, ni siquiera somos de su interes.Pero confirmada esta secuencia de nuestra historia, no podemos ni debemos contemplarla de brazos cruzados.Gracias Daniel!

Gabriela León dijo...

Gracias por narrar tan bien los acontecimientos y el sentir del pueblo movilizado! Espero que la locura presidencial no transforme a todo el país en un manicomio, pido a Dios cordura, paciencia y mucha inteligencia para afrontar esta lucha por ahora ideológica y que espero no pase a mayores. Saludos!

rosana elizabeth dijo...

muy bueno! leyendo La Bastilla d CFK y comparando los sucesos q llevaron a Francia al cambio. siento q estamos en igual proceso d transformación. y ojala tengamos valientes e inteligentes dirigentes q sepan traducir lo q el pueblo pide. queremos hechos. castigar la corrupción . cumplir la CN sin deformaciones. somos gente d paz. trabajo . y respeto. es q eso el kirchnerismo no lo entiende . paz. trabajo. respeto. se escribe sin k.

Soy Olga dijo...

Interesante tu información y análisis de lo acontecido. Coincido plenamente con vos en que puede nacer una nueva Argentina, muy distinta a la anterior, más consciente, más realista, más peleadora por las libertades; sucede que todo tiene una etapa y que hay que respetarla, para ésto existe la democracia, recordemos que CFK ganó con el 54%. Más allá de ésto siempre me pregunto si en su trayecto político todo le sale bien y siempre queda bien parada, nadie va preso o van presos por horas y salen como mínimo ej, Shoklender, su política le da óptimos resultados y la fórmula sería muchos planes sociales, un equipo de soberbios como sus legisladores y la cámpora y el no respeto por las instituciones, un Moreno no puede faltar es el aditamento perfecto. saludos Daniel!!!!

Anónimo dijo...

Espectacular Daniel! Mejor no lo has podido describir. Es tal cual lo narras. Te felicito por tu claridad.
Anastasia de Argentina