jueves, 24 de marzo de 2011

AVELLANEDA SALVARA AL MUNDO


Científicos convocados por la Naciones Unidas estudian a varios miles de ciudadanos de la ciudad de Avellaneda, sin que ellos lo sepan, con el fin de determinar como hacen para sobrevivir a las emanaciones del Riachuelo, el Polo Petroquímico (planta de coque incluida, que antes obligaron a desmantelar en Holanda), el gas cianhídrico que circula por cloacas y desagües, las pestilencias de los arroyos Sarandí y Villa Domínico, la concentración fabril, las curtiembres de cueros, la corriente cloacal que viene de Berazategui, la parte que les toca del dengue, entre otras cosas, e injerir alimentos cultivados y hasta tomar vino cosechado en medio de todo esto.

Se cree que estos han desarrollado un gen ultra resistente y, de encontrarlo, lo inocularán, en una primera etapa de experimentación, a los flojos japoneses, que ante los problemas con sus centrales nucleares, no son capaces de resistir estos cuasi vahos de niño recién nacido, en comparación a lo que viven cotidianamente los habitantes de la ciudad de Avellaneda.
Avellaneda por y para el mundo. No moriremos en vano.

Fuente: Agencia Ala Merd, Dock Sud

dp

lunes, 7 de marzo de 2011

LA MASONERIA EN LA HISTORIA


Mensaje a los historiadores

Pretendo exponer solo una serie de ideas, sugerencias, a los historiadores en general, con ánimos de contribuir a develar toda la verdad, la que falta, la que se oculta o la que no quieren hacer salir a la luz.
Tengo un solo argumento para esto: NO se puede explicar, sobre todo la historia moderna sin estudiar y mencionar el rol de Masonería en el desarrollo de los acontecimientos históricos.
La Masonería moderna, podemos afirmar, tiene una fecha de inicio: 1717, año de la creación de la primer Gran Logia, en Inglaterra.
Y hago ver que me referiré a la era moderna o actual y no a algún período anterior, porque sería demasiado largo de ejemplificar y no es el propósito de este escrito.
A partir de 1717 la Masonería se expandió por el mundo entero. Los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad se fueron afianzando a medida que crecía la conciencia humana y se terminaba de salir de la era del oscurantismo, la Edad Media, con una transición exitosa en el Renacimiento, dirigida al resurgir de las ciencias y la sabiduría del Hombre.
No es casual que con al expansión universal de la Masonería, se desencadenaran una serie de acontecimientos que revolucionarían al mundo entero.
Para mencionar algunos hitos mencionaré: la Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica, la Revolución Francesa, las guerras de Independencia de los países Latinoamericanos, y la caída de los Estados Pontificios y el surgimiento de Italia.

Podemos nombrar algunos acontecimientos más, como la Revolución Industrial, las Revoluciones liberales y republicanas en Europa, la Revolución Mexicana, la caída del absolutismo en Rusia, la posterior Revolución Bolchevique, etc.
Pero quiero volver a los acontecimientos mencionados en primer lugar, para ponerlos en la cúspide de aquellos que cambiaron la faz de la humanidad, dejando huellas más profundas.
No se pueden explicar estos hitos de la historia sin investigar en el rol que jugó la Masonería en ellos y, lo que es peor, sin siquiera mencionarla, como pasa en la mayoría de los casos.
Porque estamos dejando de lado aspectos fundamentales, dando las razones de quienes fueron los verdaderos protagonistas, los cerebros, los ejecutores, las consecuencias y, sobre todo, como a partir de estos cambio la forma de pensar, surgieron las ideologías modernas, se formaron las naciones constituyéndose en Estados, se dio el orden jurídico constitucional, cayeron imperios surgiendo entre ellos las primeras Repúblicas, y se ve, al día de hoy, un mundo completamente distinto al existente hace apenas 200 años, o poco más.
La Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica fue la primer rebelión exitosa de parte de una colonia que, además, significó la puesta en marcha de un nuevo sistema de gobierno, en todo el mundo: la República.
Esto solo fue doblemente revolucionario, rebeldes triunfantes que se atrevían a ganarle una guerra a una potencia y que imponían una forma de gobierno anti monárquica.
Las ideas republicanas, libertarias, los derechos civiles, veían la luz en forma práctica, no ya teórica, y todo ello impulsado por los Masones.

No fue generación espontánea, como ninguno de los otros ítems mencionados.
De igual forma puedo decir de la Revolución Francesa, o el estallido de la guerra de Independencia de Latinoamérica o la destrucción del poder terrenal de la oscurantista Iglesia Católica que gobernaba sobre casi toda la actual Italia.
¿O acaso podemos dar por sentado que en un período de pocos meses, entre 1809 y 1810, como para dar un solo ejemplo, se pusieron de acuerdo, desde México a la Argentina, para levantarse contra el poder imperial español? Esto es materialmente imposible dado la precariedad de las comunicaciones.
Hubo planes, hubo ideología, hubo preparativos militares y profesionales que los ejecutaron, hubo acciones coordinadas y, hasta, planificaciones para el día después de la victoria.
¿ Alguien puede pensar que esto es “generación espontánea”?
Hoy en día tenemos internet y vemos el rol que juega la misma en todo el proceso del levantamiento popular que se vive en los países musulmanes, pero en los 1800 ¿Cómo hicieron? ¿Mandaron un mail, o un llamado de teléfono fue el disparador, o tan siquiera un telegrama? Por supuesto que nada de esto existía. Para comunicarse solo se podía hacer a caballo o en barco.
Pero además hubo coincidencias de pensamientos, sincronizaciones perfectas, acciones políticas y militares casi calcadas unas de las otras.
Le pongo énfasis al proceso de la Independencia de Latinoamérica, porque fue el más largo en el tiempo y el más extenso de concretar dada la dimensión geográfica de la región.

Los otros procesos descriptos, fueron también importantes, fundamentales en la historia de la humanidad y también contienen características similares en muchos casos.
¿Esta serie de coincidencias son en verdad coincidencias, o hubo una mente, una teoría y un grupo ejecutor detrás?
Por supuesto que no fueron coincidencias y, por supuesto, que hubo algo detrás que las impulsó y fue: la Masonería.
Sobre ella es que pido a los historiadores que escriban, que investiguen, que cuenten la historia completa, y, sobre todo que no le quiten el lugar que por mérito propio ocupa la Masonería en la historia, al haber protagonizado la mayor etapa de transformación de la humanidad.
Y siempre fue para bien, para lograr mayor libertad, para reparar justicieramente.
Muchos son los que señalan a los Masones como la encarnación del demonio, cuando en verdad fueron los que dieron la Luz a la evolución humana, a la modernidad, al mejoramiento de la calidad de vida. Sin ellos hoy el mundo sería completamente distinto.

¿O piensan, estimados lectores, que eran hijos del demonio hombres como: San Martín, Miranda, Bolívar, Sucre, Manuel Belgrano, Urquiza, Alfonsín, Napoleón, Washington, Benjamín Franklin, Hidalgo, Morelos, Martí, Benito Juárez, Madero, Roosvelt, Churchill, Mazzini, Garibaldi, Mozart, Beethoven, Gandhi, Martin Luther King Jr., Allende, Rubén Darío, O`Higgins, Dikens, Conan Doyle, Kipling, Goethe, Tolstoi, Mark Twain, Oscar Wilde, Machado, Montesquieu, Ortega y Gasset, Rouseau, Voltaire, Bacon, Leopoldo Lugones, Nietsche, Tagore, Fleming, Bach, Duke Ellington, Mendelson, Paganini, Haydn, Gershwin, Cantinflas, Houdini, Peter Sellers, John Wayne, Champolion, los hermanos Wright, Baden-Powell, McCarthur, Fermi, Gabriela Mistral…y infinitica cantidad más de benefactores de la humanidad?

Algunos historiadores hasta cuestionan la pertenencia de San Martín a la Orden, cosa que, a esta altura del conocimiento, queda absolutamente en claro su pertenencia.
Otros al biografiar a Alem, Mitre o Sarmiento, ni siquiera mencionan que estos no solo fueron Masones, sino, también, Grandes Maestres. Increíble, porque esto está más que suficientemente documentado.
También los hay que hablan del anticatolicismo masón, pero en ese caso que justificación encuentran en fervientes católicos y masones como lo eran Hidalgo, Belgrano o Hipólito Yrigoyen, o los mismísimos Papas Juan XXIII o Pablo VI, nada más y nada menos que el convocante al Concilio Vaticano II y su sucesor e implementador de los resultados de ese Concilio?
¿Será casualidad que los fundadores de los partidos políticos modernos de la Argentina, lo hicieran en una misma década, como la Unión Cívica Radical, el Socialista o la Democracia Progresista, fueran Masones?. Fueron los Hermanos Leandro Alem, Juan B. Justo y Lisandro de la Torre.
Pero casi nada se dice de estos y tantos otros casos. ¿Porqué?
Estimados lectores: solo expongo mi punto de vista. Saquen sus conclusiones. Investiguen por su cuenta.

Y a algunos historiadores les sugiero: dejen sus cuestiones personales, no solo repitan lo que otros dicen, arremánguense y trabajen. Relaten todo lo que saben.

La omisión o lo tendencioso, en historia, es pecado.

dp



NOTA: A continuación publico el aporte de un lector que considero fundamental para enterder el presente artículo. Gracias a José, de Beccar, por el mismo.

Me gustó mucho tu artículo Daniel. Muy, pero muy bueno, interesante, equilibrado y justo. Si me permitís quisiera colaborar con lo siguiente:

Entiendo que la Masonería y los masones vienen actuando desde el fondo de la historia en pos de un perfeccionamiento individual y colectivo, cosechando y sembrando lo mejor en todos los tiempos y en todos los países, de todos los sistemas y de todas las filosofías, resumiendo los principios morales y éticos evidentes que procuran la Fraternidad Universal, que aparte a todo lo que divide a los espíritus y profesando todo lo que los une, para establecer la Concordia y la Virtud, fundamentos de toda sociedad.
Un preclaro masón del siglo XVIII, Miguel Ramsay, lo expresó así: "La Masonería pretende la reunión de los espíritus y de los corazones para hacerlos mejores, y formar en la sucesión de los tiempos una nación espiritual en la que, sin derogar los diversos deberes que determina la diferencia de los Estados, se creará un pueblo nuevo que, participando de varias naturalezas, las cimentará a todas, en cierto modo por los lazos de la virtud y de la ciencia."
A la Orden Francmasónica siempre se la trata de encasillar, clasificar, tipificándola o asimilándola a algunos tipos de instituciones que resultan más conocidas. Pero estoy conteste en que no responde a ninguna otra categoría más que a la propia. Hay que decir enfáticamente que la Masonería no es una religión, ni una secta, ni un partido político, ni un club, ni una organización corporativa; es algo distinto, es como una práctica, es masonería.

En la Argentina, la hoy denominada "Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones", tiene personería jurídica y fue fundada el 11 de diciembre de 1857, por siete logias masónicas preexistentes que decidieron agruparse en una entidad. El Art.2º de sus Estatutos dice que "... es una institución iniciática, filosófica, educativa, benéfica y filantrópica. Reconoce la existencia de Gran Arquitecto del Universo, y todas sus enseñanzas, actos y ceremonias se dirigen a captar la esencia, el principio y la causa de todas las cosas. Investiga las leyes de la naturaleza para extraer de ellas las bases de la moral y la ética." Y prosigue: "La educación del afiliado está concebida como un sistema gradual de perfeccionamiento de la personalidad humana, usando como método característico el simbolismo; dedicando además parte de sus actividades y recursos al socorro de los necesitados, directamente o mediante la promoción y sostenimiento de institutos especiales."

Indudablemente, el hecho de que la Masonería no haga proselitismo ni se vanaglorie de sus obras, es por demás elocuente de las virtudes y desinteresado espíritu que atesora.
Pero es evidente, como ha dicho el Ex Gran Maestre Carlos Wilson, que "...esto no significa que haya permanecido o permanezca ausente de los acontecimientos y que se dedique a contemplar la Historia como algo extraño a sus intereses. Todo lo contrario, lo que ocurre es que la Orden como tal no interviene en los asuntos que pertenecen a la iniciativa particular de sus miembros, los cuales gozan de libertad para obrar según sus convicciones y sin que en algún momento la voluntad de los mismos se sienta constreñida por decretos y consignas de autoridades omnímodas. Pero es inevitable que la influencia de una ética común, que cubre todos los ángulos de la vida de relación, se traduzca en una conducta colectiva que promueve la acción sobre los problemas, con miras a resolverlos, y hasta determina una posición homogénea frente a situaciones de general desconcierto. Luego la solidaridad masónica se produce espontáneamente como consecuencia de la aspiración filosófica que se modela en el seno fecundo de sus Logias. Y esto, justamente, es lo que modifica a quienes no pueden entender que la práctica de la virtud forma sentimientos aglutinantes de incontrastante eficacia." Esto es lo que se ve de la obra de la Masonería a lo largo de la Historia.
Por lo antedicho, creo que tu artículo y requerimiento que conlleva, es por demás necesario. Adelante!

José, de Beccar