jueves, 6 de octubre de 2011

MATSEIKO: UN UCRANIANO OLVIDADO


Entre los muchos miles de inmigrantes ucranios que arccaribaron al país había uno de nombre Hryhoriy (Gregorio) Matseiko, poseedor de una característica poco común: fue el autor del asesinato político del Ministro del Interior polaco, el Coronel Bronislav Pieracky, el 15 de Junio de 1934, en Varsovia, Polonia.

Ucrania, después de la Primer Guerra Mundial, por mandato de la Sociedad de las Naciones, antecesora de la Organización de las Naciones Unidas, (creada a raíz de la Primer Guerra Mundial y que impusiera duras sanciones a los derrotados, siendo esto causal del estallido de la Segunda Guerra Mundial), fue dividida entre dos países, la parte Occidental (del río Dnister) bajo administración de Polonia y la Oriental, bajo dominio de la entonces recién surgida Unión Soviética.
Esto provocó que muchos patriotas ucranios se armaron en defensa de su tierra, sobre todo después de la fugaz declaración de independencia de 1918. Ya en 1920 las tropas de Lenin volvieron a recuperar el control territorial de Ucrania.
La Argentina fue el único país de Latinoamérica que reconoció esta independencia, por decreto del Presidente Hipólito Yrigoyen, aunque el mismo fue dictado cuando ya Ucrania había perdido la guerra contra la URSS (1921). Destaco este gesto de reconocer la legitimidad de una causa, que aunque perdida, manda una señal clara de defensa de las reinvindicaciones libertarias.
En respuesta al nuevo dominio violento de Polonia y de la URSS se crearon grupos armados, que con el paso del tiempo adoptaron diferentes nombres, siendo el más conocido de todos el último, el Ejército Guerrillero Ucranio (UPA, sus siglas en ucranio). El que contó entre sus filas a Matseiko, OUN, era dirigido por el Coronel Eugenio Konovaltz, quien en 1938 fuera asesinado en Rotterdam, Holanda, por un agente soviético.
En 1933 un congreso de la Organización de Nacionalistas Ucranios (OUN, sus siglas en idioma ucranio), (cuyo brazo armado era este ejército) decidió, en medida de último recurso ante la gravedad de la crisis político-militar que imperaba en Ucrania, llevar a cabo un atentado contra el ministro Pieracki o contra el Ministro de Relaciones Exteriores de Polonia. En esta lista también estaba contemplada la posibilidad de atentar contra más dirigentes polacos, como los gobernadores de los territorios ocupados.
Parte de las acciones de guerra (tal como las definían los ucranios) que este grupo emprendió (sin excluir como método el terrorismo), estuvo el atentado contra el Ministro polaco, autor de un pogrom de represión, expulsión, polonización del idioma y la cultura de Ucrania y aniquilamiento de su población ante el menor signo de rebelión.
Concretamente los ucranios culpaban a Pieracki, directo responsable de la administración polaca de los territorios ocupados, de la tortura y muerte de 10.000 personas, tal como incluso lo publicó el diario inglés Manchester Guardian, en su edición del 22 de Julio de 1935.
Tal fue la repercusión internacional y los problemas que le trajo al gobierno polaco esta publicación que salieron a desmentirla, diciendo que Pieracky no estaba en funciones al momento de estas vejaciones, ocurridas, sobre todo, en 1930. Este argumento es una manipulación.

Matseiko recibió la orden de cometer el atentado, en represalia por la implementación de este progrom.
El jefe del grupo ejecutor se llamaba Nicolás Lebed (cuyo nombre de guerra era Marco) y hacen el entrenamiento para el mismo en los montes Cárpatos. Son descubiertos por la policía polaca, pero huyen y se dispersan. Al reagruparse regresan a Varsovia. Matseiko viaja Varsovia con el nombre falso de Wladimiro Olshanechsky.
Ya antes, en 1931, Matseiko fue encarcelado por atentar contra símbolos nacionales polacos en la vía pública y también fue detenido varias veces por repartir propaganda.
El propio Lebed le entrega una bomba y un arma, esta última que también fue usada para atentar contra la vida de otro funcionario polaco, de apellido Bachensky.
Se recibió la orden de actuar directamente del responsable político de la acción, Yaroslav Stetskó y Matseiko fue previamente elegido de una terna de candidatos por uno de los máximos referente del ejército insurgente, Stepan Bandera, asesinado en Munich en 1959, por un sicario soviético.
Se hace la inteligencia necesaria en torno a los movimientos del ministro Pieracki, sabiéndose así que todos los mediodías este almorzaba en un mismo lugar. El seguimiento fue montado por Lebed, acompañado por una mujer que cumplía el rol de su novia (Daria Hnatkivsky).
Matseiko concretó el atentado en forma exitosa, incluso escapando de la escena del mismo con una sangre fría impresionante: caminando en medio de la confusión creada y el correr de la custodia y policía polaca.
Eran las 15 hs. del 15 de Junio de 1934.
También había un grupo de guerrilleros vestidos con uniformes de oficiales polacos con el cometido de asesinar al ministro y al propio Matseiko, si este no llevaba a cabo el objetivo.
El atentado contra el ministro polaco estaba pensado cometerse con una bomba, que Matseiko cargaba adherida a su cuerpo y que él mismo debía accionar e inmolarse con ello. Al momento de hacerla detonar el dispositivo no se acciona y, en forma casi instintiva, decide empuñar el arma que portaba y dispara varias veces sobre su víctima.
Lebed, su jefe inmediato y la mujer que hacía el papel de su ¨novia¨ son hechos prisioneros pocos días después. El primero es detenido en Alemania, siendo entregado luego a la policía polaca, y la mujer en Ucrania.
El ejército insurgente reinvindicó el atentado.

Un capítulo Aparte

La enmarañada vida de Stepan Bandera, unos de los máximos comandantes del OUN, en verdad merece un capítulo aparte.
Fue encarcelado por los nazis, parte de su familia pereció en Auschwitz
El 15 de octubre de 1959, a la entrada de su casa en Munich, Stepan Bandera fue asesinado por un disparo de cianuro realizado por el agente del KGB Bogdan Stashynskyi.
Bandera fue enterrado el 20 de octubre en el cementerio de Waldfriedhof, Munich. Poco después Stashynskyi mostró remordimientos y desertó del KGB, entregándose a la policía alemana y confesando todo. La justicia alemana condenó a Stashynskyi a 8 años por el asesinato de Bandera, declarando que la culpa principal la tenía el gobierno soviético, porque la orden de asesinar a Bandera vino del jefe del KGB Alexander Shelepin y del Premier soviético Nikita Jrushov. En 2005 en una entrevista al diario ruso Komsomolskaya Pravda el antiguo jefe del KGB Vladimir Kriuchkov reconoció que "el asesinato de Stepan Bandera fue uno de los últimos casos en que el KGB eliminó a personas indeseables por medios violentos". También existe una película que gira en torno a la vida de Bandera.
Después del atentado contra Pieracki en 1934, Bandera es arrestado y condenado a muerte, pero luego esta condena es cambiada por la de prisión de por vida. Al caer Polonia en manos nazis en 1939, Bandera es liberado.
Stetsko fue, en 1941, electo Primer Ministro de la independizada Ucrania Occidental, efímera experiencia autonómica que sucumbió al avance nazi en su camino de invasión a la URSS. Con el paso de los años se convirtió en el máximo referente mundial de la lucha contra el comunismo creando el Bloque Antibolchevique de Naciones (ABN), con estrechas vinculaciones con el gobierno de los Estados Unidos (sobre todo con Ronald Reagan) presidiendo esta organización entre 1946 y 1986, año de su fallecimiento.

La huída

Matseiko luego de cometer el atentado huye primero a una hacienda a 50 kmts. de Varsovia y de allí se dirige a la ciudad de Lublin, donde se hospeda en casa de un miembro de la OUN, de apellido Chornyi. Vuelve a la ciudad de Lviv y pide a dos camaradas, Kachmarskyj y Malinchoy, que lo ayudan para escapar del país, haciéndolo vía Checoeslovaquia (donde lo auxilia Jaroslaw Baranovsky), como primer escala, recalando posteriormente en la Argentina.
A raíz de este atentado cientos de ucranios son detenidos y confinados en el tristemente célebre campo de concentración polaco de Bereza Kartuska, entre ellos quien luego adquiriera fama como jefe combatiente bajo órdenes alemanas en la División Nachtigall de las SS, Román Shukevych, cuyo nombre de guerra era Taras Chuprynka. Este permaneció en la prisión polaca hasta ser amnistiado en 1936. Luego fue el último comandante del UPA, que resistió en pleno territorio soviético hasta el año 1954, hazaña difícil siquiera de imaginar, dado el carácter sanguinario y monolítico del régimen que enfrentaba.


Chuprynka (izq.) Bandera (der.)

Chuprynka fue asesinado por tropas soviéticas en plena etapa de la resistencia (en el año 2000 se filmó una película sobre la vida de este personaje).

Con el paso del tiempo Matseiko conoce a mi padre, en Avellaneda, y se establece una entrañable amistad. Se veían en Dock Sud, barrio donde residían, en una de las instituciones ucranias de la zona, la legendaria Prosvita y el restaurant que mis abuelos tenían en la calle Alem, propiedad que aún poseemos. También visitaba las instalaciones de Renacimiento de Avellaneda, en la calle French, otro de los puntos de encuentro de la colectividad.
Mi padre lo ayudó en sus primeros momentos en el país, con dinero y ropa, ya que este carecía de todo tipo de recurso y muchos ucranios en el Argentina le dieron la espalda, sin hacerse cargo de la pesada historia de este hombre.
A Matseiko siempre se lo conoció por su bajo perfil y jamás se vanaglorió públicamente por el hecho que cometiera, incluso rehusaba hacer todo comentario al ser interrogado por cualquier persona. Alguna vez, al recriminársele su poca participación en la vida de la colectividad, él respondía: ¨Yo ya hice todo lo que tenía que hacer¨.
Pero en una jornada accidentada, luego de tomar mucho alcohol, Matseiko habla de su misión y es escuchado accidentalmente por un ciudadano polaco, que da cuenta a su embajada de lo oído. Esto casi provoca una reclamación diplomática ante la Argentina, cosa que finalmente no sucedió. No pude constatar el motivo del desestimiento polaco de dar con Matseiko y obligar a su extradicción.
Otros militantes de la OUN emigrados en la Argentina también fueron hostigados por la amenaza polaca de perseguirlos, encarcelarlos y deportarlos para su juzgamiento. Tampoco concretaron este objetivo, pero si lograron que muchos bajaron aún más su perfil de exposición pública y hasta casi desaparecieran de la actividad dentro de la colectividad ucrania en la Argentina.
Matseiko en sus primeros años se afincó en la ciudad de Berisso, cerca de La Plata, a 60 kmts. de Buenos Aires, pero luego se muda a Avellaneda, a la localidad de Sarandí, a muy pocas cuadras de mi casa paterna. Trabajaba en una empresa metalúrgica en la ciudad de Lanús, propiedad de un ucranio. También, durante un largo período, vive en la provincia del Chaco.
Con el paso del tiempo la amistad entre mi padre y Matseiko fue creciendo, a tal punto que este, en agradecimiento por la amistad y la ayuda recibida, le obsequió, nada más y nada menos, que el arma con que cometiera el atentado político contra el Ministro Pieracki.
La misma es una pistola Mauser Modelo 1934 de calibre 7,65 mm. Esta se encuentra ahora en mi poder, como mudo testimonio del pasado sangriento de una lucha que recién culminó con la definitiva independencia de Ucrania en 1991.


En el libro ¨Historia de la OUN¨ (período 1920-1939 Tomo 1, Pág. 383), de Pedro Milchuk (Editor Stepan Lenkausky, Londres, 1968) están verificadas las características del arma.

Otro capítulo

Como soy una persona que no cree en las coincidencias, me llama poderosamente la atención que el atentado se cometiera con un arma que salió al mercado ese mismo año, es decir, de última generación y que, además fuera adoptada como una de las armas preferidas, casi reglamentarias, por los oficiales de las fuerzas armadas nazis, ese mismo año (sobre todo en la Marina y en Luftwaffe).
Como sabemos en Ucrania había algunas simpatías hacia los nazis, con el convencimiento que estos serían causa principal para que los ucranios puedan sacarse de encima el yugo polaco y soviético, incluso, conseguir la declaración de independencia. Hasta cierto punto esto es comprensible, aunque hoy, ya conociendo la historia, solo hubiera sido cambiar a un demonio por otro.
No me extrañaría, para nada, que el atentado fuera de alguna forma apoyado por la inteligencia militar nazi, de ahí la prueba del arma utilizada.
Bien conocido es que algunos nacionalistas ucranios apoyaron, hasta militarmente, a los alemanes e, incluso, hubo dos divisiones de tropas ucranias formadas por las SS, la Nachtigal y la Roland.
Siendo aún niño era común cruzarse, en conmemoraciones patrióticas, a veteranos llamados como ¨divisyinyky¨ (divisionarios), cargados ellos de extrañas condecoraciones para mi, que al momento de alguien preguntar sobre estos personajes, solo el silencio era la respuesta.

Además, no solamente quiero condenar, en este artículo, los vejámenes perpetrados por nazis y soviéticos, sino también los cometidos por los polacos.
En aquel entonces Polonia era un país recientemente independizado, pero que ante la menor posibilidad de expansión territorial, no dudó en utilizar métodos tan aberrantes como las grandes potencias.

El final de Matseiko

Vivió sus últimos años en un asilo para ancianos, en la ciudad de Villa Adelina. Convivió con una mujer en la Argentina mientras residió en la ciudad de Berisso, no tuvo hijos. Nació en 1913 y murió en 1968, casi en la indigencia, dado a la bebida y atropellado por un tren. Nunca se supo si su muerte fue accidental y por voluntad propia, pero al momento de producirse se encontraba muy alcoholizado, no descartándose la posibilidad que ello provocara su caída debajo de las ruedas de la formación ferroviaria.
En esos últimos años se lo veía muy desmejorado fisicamente y con un evidente signo de tener un tumor, o algo similar, en la cabeza. Fue sepultado en el cementerio de Lanús, costeando algunos allegados los gastos de sepelio y la tumba que se erigió en el lugar.
Fue un Patriota, víctima de un momento histórico sumamente complejo.

dp

Corrección final: Oleh Jachno

Agradecimientos

Agradezco profundamente a varias personas que colaboraron aportando sus conocimientos y material informativo, pero que, por desgracia no desean ser reconocidos públicamente.
También doy gracias al Sr. Oleh Jachno por las correcciones que efectuara.
También a mi hermana, Alicia, que contribuyó con sus traducciones del ucranio, a desentrañar los misterios de un idioma muy antiguo, que mi estupidés adolescente impidió que yo lo estudiara como debiera.
Agradezco a mi Padre, quién me dio todo.

Aclaración 1

Sobre las consideraciones políticas escritas, solo el suscripto se hace cargo de las mismas, dado el grado de sensibilidad que conozco dentro de la colectividad ucrania al tocar los temas relacionados con la Segunda Guerra Mundial y las alianzas políticas tejidas en la misma.


Foto de voluntarios ucranios de la División Nachtigall de las SS. El escudo (al centro, arriba) es el de esta División.

Aclaración 2

No existe forma de verificar directamente la autenticidad del arma (además de la palabra y la mención que se hace de ella en un libro) por el simple hecho que una certificación de la misma inculparía a alguien en la concreción del atentado, en un asesinato.
¿Para validar esta autenticidad Matseiko hubiera estado dispuesto a autoincriminarse y hasta ser pasible del accionar de la justicia argentina y polaca, dado la existencia de relaciones diplomáticas entre estos países?, recordar que esta circunstancia casi ocurre. ¿O tal vez vivir sabiéndose perseguido, aún en la Argentina, y estar expuesto a una venganza?.

Fuentes en Internet

http://www.clio.fr/CHRONOLOGIE/chronologie_ukraine_du.asp
http://www.nexusboard.net/showthread.php?siteid=6365&threadid=243942
http://www.ww2f.com/russia-war/13656-nightingale-battalion.html
http://es.metapedia.org/wiki/Fascismo_ruso
http://www.jmfirearmscollection.com/?MW=5&COD=55&TIPO=P
http://www.quebec-ukraine.com/lib/sources/benoist_mechin_04.html
http://www.ucrania.com/article_read.asp?item=138
www.brama.com/news/press/thumbs/010210neskorenyi6.jpg . New York, NY – The Ukrainian Congress Committee of America (UCCA), Oles Film, Dovzhenko National Film Studio and Ukraine’s Ministry of Culture proudly present the New York City premier of the long awaited feature film "The Undefeated." The two hour feature film in Ukrainian with English subtitles, depicting the life of UPA ("Ukrayinska Povstanska Armiya" - Ukrainian Insurgent Army) General Taras Chuprynka – Roman Shukhevych will make its American debut on Sunday, March 11, 2001 at 2:00PM and 4:30PM at the NYU Cantor Film Center located at 36 E. 8th Street (between Broadway and University Place) in New York City.
http://www.mw.ua/1000/1030/34310
www.zweiterweltkrieg.org/phpBB2/viewtopic.php

Fuentes Bibliográficas

a. Мірчук П. Нарис історії ОУН… — С. 337 — 348, 382 — 384. (Mirchuk P. Essays in the history of the OUN - p. 337- 348, 382-384. Publicado en: http://www.wikipedia.mil.pl/en/wiki/Roman_Shukhevych.html .
b. OUN (Organización de Nacionalistas Ucranios), su historia entre 1929 y 1954. Editorial PIUF, París, Francia. 1955.
c. Iaroslav Stetsko y la libertad de Ucrania. De Nicolás Szafowal. Ukrainisches Institut fur Bildungspolitik. Munich, 1988.
d. Historia de OUN (período 1920-1939 Tomo 1), de Pedro Mirchuk. Editor Stepan Lenkausky, Londres, 1968. En esta publicación aparece la descripción del arma y está el mejor relato de la concreción del atentado.


Artículo publicado originalmente en:
http://danieleugeniopena.blogspot.com/2008_05_01_archive


Artículo publicado en www.monografias. com (Sección "Historia")


Intervención en el programa "En  la Mira", de FM SECLA 104.7, emitido el día 15/6/2017


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Dani.-
Lo he visitado varias veces y me parece muy bueno.-
Te felicito.-
Leo Straschnoy, de Avellaneda

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Rostyslav Shkirko dijo...

Fascinante historia. Un personaje que sintetiza muchos de los vaivenes de la historia ucraniana de mitades del siglo XX. Destaco como recuperás la memoria histórica que suele dejarse de lado en estos tiempos de rusofobia y algunas reivindicaciones nefastas, ya que hoy un vecino que sonríe, Polonia, tuvo iguales intenciones hace no tanto. No hay que olvidarse que el único estado que oficialmente sacó una ley en contra del idioma ucraniano fue Polonia, ni la Rusia zarista, ni Austro-Hungría, ni los bolcheviques. Además coincido plenamente que aunque se puede entender a los hombres patriotas de esos días, bajo sus contextos históricos, incluso el que miraran a los nazis como posibles salvadores, con nuestros conocimientos de hoy, tenemos la obligación de actuar distinto. Temo que hoy en día en Ucrania se está haciendo lo que tantas veces nos hicieron a nosotros estos vecinos, también se está reescribiendo la historia, de manera falseada y peligrosa para el futuro.

Anónimo dijo...

Te felicito por el trabajo realizado y por tus honorables ancestros, al ayudar a otros compatriotas necesitados, no todo el mundo suele hacerlo.
Julio Pampalone